Crónica del 19/12/2020: Entre pandemias y manifestaciones



Este día por la mañana decenas de miembros del sector de los comerciantes de Tepoztlán, aglomerados en la entrada al palacio municipal, sin la observancia de la requerida sana distancia, se manifestaron en contra de los recién instalados filtros sanitarios que, apenas escasos minutos antes se habían instalado en los cuatro puntos principales de acceso a Tepoztlán; su argumento, la no permisión de paso libre a los turistas, porque según ellos, el turismo y su masividad no pueden ser causantes del alto índice de transmisión de coronavirus SARS-CoV-2... eso no sé con sustento en qué fue afirmado, o más bien, cómo es que eso puede ser afirmado.


El punto es, sí, la economía de Tepoztlán está siendo duramente afectada a causa de la pandemia, pero no solo lo es aquí, sino en todo el estado, en todo el país y en el mundo entero; lo mismo es en el mundo la elevada transmisión del "enemigo de la humanidad" (como ha calificado la O.M.S. al COVID-19), que afecta algo que es (según mi perspectiva), más valioso que cualquier suma pecuniaria: La Vida Humana, los muertos se cuentan en centenares de miles en el país y el planeta, 1.67 millones de vidas perdidas alcanza la cifra hoy.

En Tepoztlán la situación actual es más alarmante que al inicio de las medidas restrictivas, las muertes son de al menos cinco al día, causando dolor y sufrimiento para todos aquellos que pierden a un miembro de su familia. Las campanas de las ocho capillas de la cabecera municipal resuenan dejando en cada uno una sensación de emotividad y de tristeza, al saber que por quien doblan las campanas es alguien a quien conocíamos de toda la vida. 


Ahora, debo decir, que sé de la complejidad del dilema que la pandemia conlleva, porque la afectación económica no es ni menor, ni despreciable, ni desacreditable; sé que como lo dijo cierto empresario mexicano: "si no morimos del virus, moriremos de hambre", es cierto que más de la mitad de la población "vive al día", y que por lo tanto, lo que percibe de ganancia diaria es lo que ocupa para alimentarse y sostenerse, eso no se puede negar; pero lo que también es innegable, es el hecho de que las vidas humanas tienen un valor infinitamente superior al de cualquier percepción; digo, cada quien es libre en efecto de decidir y de protegerse en sí y por sí, y que también somos personalmente libres de asumir los riesgos que la masividad en este momento representa, pero no por el hecho de exponernos nosotros debemos exponer a los demás.


En resumidas cuentas, cada quien decide, porque yo no soy nadie para hacer a otro cambiar de parecer, ni tampoco soy nadie para frenar el desarrollo económico de mi localidad, todo depende del enfoque que se desee dar al contexto.

Publicar un comentario

0 Comentarios